Cuando llegan los días señalados, nos preguntamos qué regalar a una persona con alzhéimer. Ya sabemos cuáles son los síntomas en la primera etapa de la enfermedad, y conocemos cómo tratar a la persona. Sin embargo, ¿es válido cualquier regalo? No.

Si bien en cierto que existen varios regalos comunes que podríamos escoger para ellos, como una bufanda, o unos zapatos, siempre existen algunos más especiales para sus capacidades. En esta ocasión los vamos a separar por tipos y por fases de la enfermedad. En cuanto a la primera clasificación encontramos: regalos emotivos, regalos prácticos y regalos para favorecer la estimulación cognitiva, pero veámoslos por fases.

1.- Fase leve de la enfermedad

  • Regalos prácticos: En esta fase, es posible regalarles un móvil de fácil uso con teclas grandes, o un reloj que ellos vean bien.
  • Regalos emotivos: Una experiencia (como un viaje que hacer con ellos o la entrada a un museo), una caja de sus bombones favoritos, objetos personalizados con fotografías o un reproductor de música sencillo con una selección de su favorita.
  • Regalos para la estimulación cognitiva: Todavía es posible recurrir a los juegos de mesa sencillos, adaptándonos siempre a sus capacidades. Del mismo modo, es bueno que la familia y los más pequeños se involucren en jugar con el mayor con  alzhéimer, algo que fortalecerá los vínculos de unión.

2.- Fase moderada de la enfermedad

  • Regalos prácticos: Unos zapatos que se pueda poner la propia persona (por ejemplo, en vez de llevar cordones, que utilice velcro).
  • Regalos emotivos: Regalos para la estimulación cognitiva: Los juegos de mesa fáciles y tradicionales harán que mejoren su concentración y atención. En este caso, sugerimos alguno como el dominó con dibujos o el parchís (jugando en vez de con cuatro fichas, con dos).
  • Regalos para la estimulación cognitiva: Si la persona convive con una mascota, algo relacionado con ella, o bien un juguete, o una correa, es decir, algo que les incite a interactuar con ellas.

3.- Fase avanzada de la enfermedad

  • Regalos prácticos: En esta etapa, algo práctico serían, por ejemplo, los zapatos con GPS para mayores. Normalmente ya no salen solos a la calle, pero si algún día lo hicieran, evitaríamos una posible pérdida involuntaria.
  • Regalos emotivos: Un perfume que hayan utilizado y les resulte familiar, o música que hayan escuchado, son dos de las mejores opciones.
  • Regalos para la estimulación cognitiva: Una fotografía de la familia enmarcada donde aparezca la persona con alzhéimer, o los dibujos y manualidades de los niños de la casa, hará que se refuercen los vínculos familiares.

También te puede interesar: Consejos para pasar la Navidad con mayores con alzhéimer

Fuente FotoAsier_Relampagoestudio / Freepik