Son muchos y muy variados los beneficios de la fisioterapia a domicilio para una persona que sufre párkinson. Se trata de una enfermedad degenerativa que afecta al movimiento y que, hoy por hoy, no tiene cura.

Se calcula que sólo en España existen 300.000 personas afectadas. La actitud del paciente es muy importante, así como sus ganas por seguir una terapia que les ayude. Aquí es donde la fisioterapia se vuelve crucial.

Asociamos el párkinson a un déficit de la producción de dopamina. Sin embargo, es posible que en un principio no presente síntomas, por lo que el diagnóstico puede ser tardío. Como ya hemos dicho, el movimiento se ve claramente afectado, y es ahí donde la fisioterapia comienza a tomar protagonismo.

Lo primero que debemos tener claro es que no se trata de una terapia milagrosa que consigue resultados en poco tiempo. Al contrario, esos resultados se van obteniendo poco a poco, tras ir adaptando la fisioterapia a cada fase de la enfermedad en la que se encuentre la persona.

En este sentido, las áreas a trabajar son la coordinación, el equilibrio, el ritmo, la amplitud y exactitud de movimientos y el ciclo de la marcha. Además, será necesario ir evaluando mes a mes la evolución del paciente y hacer hincapié en el área que más lo necesite. Por tanto, hablamos siempre de una terapia personalizada y adaptada a cada caso particular.

Las 3 fases del Párkinson

  • 1ª Fase. Al comienzo de la enfermedad deberemos reforzar la fuerza muscular, equilibrio y coordinación. La terapia una o dos veces por semana sería suficiente, siempre llevando a cabo ejercicios sencillos. En esta fase, se intenta sobre todo, corregir posturas y disminuir el dolor de la persona.
  • 2ª Fase. Es en esta etapa cuando la dificultad al caminar y los bloqueos se hacen patentes. Es por esto que la fisioterapia a domicilio se vuelve necesaria. Lo ideal será realizar ejercicios sencillos de manera diaria durante media hora tumbado, sentado, de pie y caminando. Será frecuente que el paciente aprenda a caminar bajo diferentes ritmos en el pasillo de su casa, bajo la ayuda y supervisión del fisioterapeuta, al tiempo que va superando obstáculos. Del mismo modo, también se deben corregir las alteraciones posturales.
  • 3ª Fase.  En este momento, la persona apenas puede caminar, por lo que pasa casi todo el tiempo tumbado o sentado. Aquí, el fisioterapueta a domicilio se vuelve imprescindible, ya que, además de llevar a cabo estiramientos, movilizaciones y masajes, debe hacer cambios posturales para evitar daños en el paciente o aparición de escaras en la piel.

En este sentido, mSoluciona Alicante, como empresa de ayuda a domicilio que es, dispone del servicio de fisioterapia a domicilio. Nuestros trabajadores son profesionales perfectamente cualificados y acreditados para efectuar dichas terapias al paciente con párkinson.

Nos desplazamos hasta tu domicilio para que el tratamiento sea mucho más sencillo. Cuenta con nosotros siempre que lo necesites. ¡Pídenos presupuesto sin compromiso! O si lo prefieres, ven a vernos a la Calle Pintor Lorenzo Casanova, 41 o llámanos al 96 550 74 76. Estaremos encantados de atenderte.

Ahora que conoces todos los beneficios de la fisioterapia para el párkinson, compártelo con tus familiares y conocidos.


También te puede interesar: Cómo afecta el Parkinson a los cuidadores

Fuente foto – Pixabay